A veces, cuando sufre, imagina cómo dialogizar su cerrado monólogo!


Art; Zdzisław Beksiński 

A veces, cuando sufre, imagina cómo dialogizar su cerrado monólogo!

Art; Zdzisław Beksiński 

Conclusión no inclusiva. 

Con las explicaciones psicológicas suceden cosas diferentes. A veces llenan el vacío de significación. Y calman la angustia. Y otras nos arrastran a un mundo cerrado. El pensamiento obra mejor en la coexistencia de argumentos conclusos e inconclusos. Un acto conclusivo ofrece sosiego si, al mismo tiempo, un acto inconcluso preserva la vida en lo que ésta tiene de misterio…

ART: © Afarin Sajedi

Conclusión no inclusiva. 

Con las explicaciones psicológicas suceden cosas diferentes. A veces llenan el vacío de significación. Y calman la angustia. Y otras nos arrastran a un mundo cerrado. El pensamiento obra mejor en la coexistencia de argumentos conclusos e inconclusos. Un acto conclusivo ofrece sosiego si, al mismo tiempo, un acto inconcluso preserva la vida en lo que ésta tiene de misterio…

ART: © Afarin Sajedi

Mi miedo no es temor a que la imagen se independice de mí y se revele siendo extraña.Tampoco me sobresalto por ver mi sombra. Ni creo en el mal como un pacto con el diablo del que sólo nos libra la muerte. No es ésta la narrativa de mi terror. Temo no saber qué hacer con mi alma insatisfecha, con mi conciencia infeliz, con mi cuerpo doliente, con la continua intuición del fracaso, y con la insaciable locura por la confirmación amorosa. No es miedo por lo otro, es terror por lo mismo.
ART: Michael Reedy
"Quien no está enamorado ni se psicoanaliza ni escribe, está muerto" (Julia Kristeva)


El espacio analítico es un artificio para que haga su aparición eso que gobierna nuestras vidas. Es una suspensión que precipita las voces que instituyen nuestros deseos y temores. 
Son muchas las razones por las que alguien elige analizarse. Tal vez una sea querer decidir algo en medio de una vida casi toda decidida. Decidida por los ensables biográficos que nos han tocado. Momento en el que alguien intenta hacerse sujeto de una decisión que, como se dice, cambia su vida.
El autoconocimiento se emparenta con el buceo interior, la sinceridad, la confesión. O con el descubrimiento de una verdad propia esencial. Desconocerse no significa ignorarse o negarse, sino dejarse sorprender ante potencias que buscan abrirse paso en una vida. Puede ser la potencia de la ira o del amor. El desconocerse implica algo como. “nunca imaginé que podía estar así”. “no puedo creer lo que me está pasando”. “Me transformé: este no parezco yo”. En ese sentido, el psicoanálisis es una experiencia de desconocimiento: desconocerse como práctica no excepcional del salirse de sí.
Art: Afarin Sajedi

"Quien no está enamorado ni se psicoanaliza ni escribe, está muerto" (Julia Kristeva)

El espacio analítico es un artificio para que haga su aparición eso que gobierna nuestras vidas. Es una suspensión que precipita las voces que instituyen nuestros deseos y temores. 

Son muchas las razones por las que alguien elige analizarse. Tal vez una sea querer decidir algo en medio de una vida casi toda decidida. Decidida por los ensables biográficos que nos han tocado. Momento en el que alguien intenta hacerse sujeto de una decisión que, como se dice, cambia su vida.

El autoconocimiento se emparenta con el buceo interior, la sinceridad, la confesión. O con el descubrimiento de una verdad propia esencial. Desconocerse no significa ignorarse o negarse, sino dejarse sorprender ante potencias que buscan abrirse paso en una vida. Puede ser la potencia de la ira o del amor. El desconocerse implica algo como. “nunca imaginé que podía estar así”. “no puedo creer lo que me está pasando”. “Me transformé: este no parezco yo”. En ese sentido, el psicoanálisis es una experiencia de desconocimiento: desconocerse como práctica no excepcional del salirse de sí.

Art: Afarin Sajedi

 El vino y el amor no interesan, sin embargo, tanto por sus cualidades para aliviar el dolor, sus virtudes para pacificar o disminuir intensidades que arrasan; importan como deseo de lo que no se tiene. A veces, beber es hacer la experiencia de la espera. Interludio existencial que busca una especie de paz que, por otra parte, se sabe que no llega o que llega en el instante final.

Art;  Cesar Santos 

 El vino y el amor no interesan, sin embargo, tanto por sus cualidades para aliviar el dolor, sus virtudes para pacificar o disminuir intensidades que arrasan; importan como deseo de lo que no se tiene. A veces, beber es hacer la experiencia de la espera. Interludio existencial que busca una especie de paz que, por otra parte, se sabe que no llega o que llega en el instante final.

Art;  Cesar Santos 

Amor y vino comparten la palabra embriaguez: desmesura, imprudencia, indiscreción, son constantes que excitan a bebedores y enamorados. A veces, la embriaguez lleva al embotamiento; en el amor, embotamiento significa sensibilidad confundida, enervada de miedo. El embotamiento de los sentidos del borracho es anestesia de la pasión. El aturdimiento sensible es un velo que se pone al dolor, la soledad de un cuerpo sin sustancia de felicidad.

Art;  Cesar Santos 

Amor y vino comparten la palabra embriaguez: desmesura, imprudencia, indiscreción, son constantes que excitan a bebedores y enamorados. A veces, la embriaguez lleva al embotamiento; en el amor, embotamiento significa sensibilidad confundida, enervada de miedo. El embotamiento de los sentidos del borracho es anestesia de la pasión. El aturdimiento sensible es un velo que se pone al dolor, la soledad de un cuerpo sin sustancia de felicidad.

Art;  Cesar Santos 

 
Las cosas del vino se parecen a las del amor. El vino y el amor, como diría Eluard, están en el mundo para olvidar el mundo, son modos de evasión. Aunque el vino, muchas veces, sirve para fugarse de un amor y el amor, otras, sirve para fugarse del vino y, ambos, pueden enseñar a hacer la experiencia de la angustia.


Art:  Cesar Santos 

 

Las cosas del vino se parecen a las del amor. El vino y el amor, como diría Eluard, están en el mundo para olvidar el mundo, son modos de evasión. Aunque el vino, muchas veces, sirve para fugarse de un amor y el amor, otras, sirve para fugarse del vino y, ambos, pueden enseñar a hacer la experiencia de la angustia.

Art:  Cesar Santos 

 El amor es deseo que se enciende más y más con la evidencia de lo inalcanzable…

Art: Boo Saville

"A mis años"Como el tiempo que amarilla la miradacomo las uñascomo un plumero viejote quiero pero no puedo tirarte.En el azul que destiñe el tiempoavanzo y retrocedoinvento nuevos cielosintento armarme.Opongo a los espejosla primera flor, el olor de esa música.A la impunidad de la vidatambién me opongo:le ofrezco un pájaro, una canción,mi ala.Intensísimosnegros, altísimos blancos.Amis años sonrío y espero.

Descanse en paz don Jorge… 

"A mis años"

Como el tiempo que amarilla la mirada

como las uñas

como un plumero viejo

te quiero pero no puedo tirarte.

En el azul que destiñe el tiempo

avanzo y retrocedo

invento nuevos cielos

intento armarme.

Opongo a los espejos

la primera flor, el olor de esa música.

A la impunidad de la vida

también me opongo:

le ofrezco un pájaro, una canción,

mi ala.

Intensísimos

negros, altísimos blancos.

Amis años sonrío y espero.

Descanse en paz don Jorge… 

Lo que llamo mi identidad es la permanencia de una semejanza en la que proyectouna morada para mi existencia. A veces, no me explico por qué hago de mi morada uninfierno. Y no encuentro algo que me arranque de ese castigo sin dejarme caer en el vacío…

Art: Jeremy Enecio

Lo que llamo mi identidad es la permanencia de una semejanza en la que proyectouna morada para mi existencia. A veces, no me explico por qué hago de mi morada uninfierno. Y no encuentro algo que me arranque de ese castigo sin dejarme caer en el vacío…

Art: Jeremy Enecio

La angustia, si no queda capturada por la neurosis, es potencia que nos ayuda a cuestionar lo que gobierna nuestra existencia…

La angustia, si no queda capturada por la neurosis, es potencia que nos ayuda a cuestionar lo que gobierna nuestra existencia…

Los hábitos abrevian la vida. Controlan la proliferación de posibilidades,reducen el vertiginoso vivir a un repertorio de vicisitudes como las que puede tener un juego de cartas solitario. Los hábitos crean ilusión de dominio y seguridad. No se poseen hábitos: a los hábitos se pertenece.Suele entenderse un hábito como conducta que se repite o acción automática que se reproduce sola; Pierre Bourdieu utiliza el término habitus para acentuar el poder productor (y no sólo reproductor) de una conducta: el habitus es una máquina de producción de las condicionesnecesarias para que algo no cambie ni pueda transformarse en otra cosa. El habitus no sólo es la disposición a percibir o pensar de cierta manera, sinola producción de condiciones en las que no es posible pensar de otramanera. El habitus sustrae su violencia presentándose como espontaneidad sin historia.

Los hábitos abrevian la vida. Controlan la proliferación de posibilidades,reducen el vertiginoso vivir a un repertorio de vicisitudes como las que puede tener un juego de cartas solitario. Los hábitos crean ilusión de dominio y seguridad. No se poseen hábitos: a los hábitos se pertenece.Suele entenderse un hábito como conducta que se repite o acción automática que se reproduce sola; Pierre Bourdieu utiliza el término habitus para acentuar el poder productor (y no sólo reproductor) de una conducta: el habitus es una máquina de producción de las condicionesnecesarias para que algo no cambie ni pueda transformarse en otra cosa. El habitus no sólo es la disposición a percibir o pensar de cierta manera, sinola producción de condiciones en las que no es posible pensar de otramanera. El habitus sustrae su violencia presentándose como espontaneidad sin historia.

Aquí yace lo vivo.Lo establecido es el testimonio kitsch de la civilización: un cuerpo que flota, un barco hundido, un tesoro olvidado, en el océano inabarcable. Lo establecido complace y conforma. El vigor de lo inanimado sosiega la inquietud de lo viviente. 

Aquí yace lo vivo.Lo establecido es el testimonio kitsch de la civilización: un cuerpo que flota, un barco hundido, un tesoro olvidado, en el océano inabarcable. Lo establecido complace y conforma. El vigor de lo inanimado sosiega la inquietud de lo viviente. 

Y por enésima vez: “El que desea y no obra engendra pestilencia!” William Blake

Y por enésima vez: “El que desea y no obra engendra pestilencia!” William Blake